El proceso de transformación digital de las empresas está íntimamente ligado a la ciberseguridad. El uso de dispositivos móviles por parte de los empleados y la inevitable migración a la nube de procesos, servicios y herramientas de las compañías implica un cambio en el modelo de gestión de la seguridad de las infraestructuras tecnológicas para protegerse de los ciberataques. Además, con el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), el marco legal en materia de seguridad informática se ha endurecido. Como consecuencia de este entorno tan complejo, aparecen nuevos roles en el área de ciberseguridad de las empresas (CISO, CSO, CIO y CTO) para poder afrontar el reto.

Modelo de seguridad según la infraestructura tecnológica

La infraestructura tecnológica de una empresa es el conjunto de equipos o hardware (servidores, ordenadores, routers, teléfonos, etc.) y software (CRM o programa de gestión de clientes, aplicaciones de gestión de la contabilidad, herramientas de comunicación como el email, etc.) que hacen posible el funcionamiento del negocio.

Para entender los retos en ciberseguridad a los que se enfrentan las empresas,  primero hay que diferenciar los tres tipos de infraestructuras IT que existen en las compañías en la actualidad:

  • Tradicional: el hardware y el software están físicamente ubicados en la empresa. El modelo de seguridad que se aplica es el de protección perimetral (principalmente, un cortafuegos actuando como la muralla de un castillo).
  • Cloud (en la nube): ni el hardware ni el software están localizados en un mismo lugar, y se accede a ellos a través de una red pública como Internet. La seguridad perimetral no es tan efectiva (los equipos y programas no están dentro de la muralla), por lo que el modelo de seguridad ha de centrarse en la protección de los datos. Se utilizan otros métodos como el cifrado de los datos (que sean legibles solo si se dispone de la contraseña), autenticación (asegurarse de que el usuario que accede a la red es legítimo) y el uso de redes privadas virtuales que permitan la conexión de los empleados desde distintos lugares de forma segura.
  • Híbrida: es la más común en empresas que están en un proceso de transformación digital. Combina el uso de una infraestructura IT propia con el cloud (por ejemplo, los empleados utilizan programas ofimáticos online pero los documentos se almacenan en un servidor de la compañía). Este sistema requiere un modelo de seguridad que integre la estrategia perimetral con la de protección de los datos.

Elegir una de estas tres posibilidades para una empresa requiere un amplio conocimiento del negocio y de la tecnología aplicada a la seguridad informática. Aquí entran en escena los nuevos profesionales de la ciberseguridad.

La ciberseguridad en la empresa en manos del CIO, CTO, CSO y CISO

Las grandes corporaciones están reforzando sus plantillas con profesionales como el CIO, el CTO, CSO y el CISO. Vamos a conocer mejor sus funciones:

El CIO (Chief Information Officer) es el director de sistemas, la máxima autoridad en el área de IT. Define las estrategias en materia de tecnología que han de implementarse en la empresa para cumplir con los objetivos del negocio.

Por debajo de esta posición encontramos al:

CTO (Chief Technology Officer) es la persona encargada de asegurar el correcto funcionamiento de la infraestructura TI y de implantar el plan estratégico desarrollado por el CIO.

CSO (Chief Security Officer) es el responsable de la seguridad de la infraestructura TI de la organización. Además de ser experto en ciberseguridad, debe estar a la última en normativas como el RGPD para garantizar su cumplimiento.

CISO (Chief Information Security Officer) es el responsable de la seguridad de la información de la compañía. Se encarga de coordinar los objetivos de negocio con la seguridad y privacidad de los datos ante posibles ciberataques. A diferencia del CSO, su rol es más estratégico que técnico.

Si quieres conocer más detalles de sus funciones, lee este artículo de INCIBE sobre los nuevos roles en ciberseguridad.

Protege a tu empresa de ciberataques

Si tu empresa es una pyme y necesitas aprovechar tus recursos sin contar ni con un CISO ni un CSO, ¡no te preocupes! En X by Orange ofrecemos tres soluciones de ciberseguridad en la nube que se integran con la infraestructura tecnológica de la compañía y la protege de ataques informáticos.

X Privacy: permite crear redes privadas virtuales que garantizan la privacidad y autenticidad de la información que se comparte entre las oficinas corporativas. Los datos se cifran y se asegura que entre el envío y la recepción no se produce ninguna modificación ilegítima de la información, por lo que ayuda a cumplir con el RGPD.

X Security: no solo crea redes virtuales privadas como X Privacy, sino que además incluye protección frente accesos no autorizados, virus, botnets, spam y ataques DDoS.

X Protection: como complemento a X Privacy y X Security, protege todos los dispositivos de la empresa de ataques ransomware, evita el acceso a WiFis no seguras y dispone de un antivirus en tiempo real.

¡Te lo ponemos fácil! Prueba gratis durante 15 días cualquiera de nuestras soluciones de ciberseguridad sin compromiso de permanencia ni penalización alguna. ¡Ah! Tampoco es necesario que tengas contratada ninguna línea ni Internet con Orange, los servicios funcionan con cualquier operador.