Seguro que habrás oído (o leído) hasta la saciedad la expresión “en la nube”. Sin duda, es uno de los conceptos más de moda en el sector de la tecnología, sobre todo en el ámbito empresarial. En este artículo vamos a ver qué es “la nube” (cloud, en su denominación inglesa) y qué ventajas ofrece a las empresas.

¿Qué es la computación en la nube (cloud computing)

La computación en la nube es una tecnología que permite ofrecer servicios informáticos a través de Internet. Al decir servicios en la nube nos referimos al uso de aplicaciones o almacenamiento y procesamiento de datos. Dicho de otra forma: el usuario no necesita tener instalado ningún programa (o almacenar información) en su dispositivo físico, sino que ejecuta el programa (o accede a los datos) a través de Internet.

La informática en la nube ofrece grandes ventajas para las empresas, principalmente aligerando la infraestructura tecnológica de las mismas (menos servidores y firewalls físicos, por ejemplo). Pero veamos más ventajas:

Ventajas de los servicios en la nube

  1. Reducción de costes: los servicios en la nube resultan mucho más baratos porque reducen drásticamente la inversión en hardware, sea en la compra o en el mantenimiento. Además, estos aparatos resultan rápidamente obsoletos por la llegada de nueva tecnología con requisitos más exigentes, lo que significa que tener las máquinas en la empresa siempre implica más inversión en el futuro.
  2. Inmediatez: los servicios en la nube están disponibles en pocos días o incluso horas. Para acceder al servicio solamente se requieren dispositivos conectados a Internet o algún tipo de hardware sencillo y pre-configurado que se entrega en un corto plazo de tiempo. Así que la puesta en marcha es casi inmediata.
  3. Foco en el negocio: al no tener que dedicar ni tiempo ni recursos al mantenimiento tecnológico, es más fácil centrarse en la actividad principal de la empresa.
  4. Favorece la movilidad de los empleados: permite acceder a las aplicaciones y a la información en cualquier lugar desde un dispositivo conectado.
  5. Pago por uso y gasto controlado: Los servicios en la nube se basan habitualmente en modelos de pago por uso. Las empresas contratan únicamente los servicios que necesitan en cada momento y saben de antemano lo que se van a gastar.
  6. Flexibilidad: se pueden añadir o eliminar servicios rápidamente. De esta manera los servicios siempre se adaptan a las necesidades de la compañía.
  7. Estabilidad: el funcionamiento de cualquier plataforma en la nube depende de varios servidores, por lo que, si “se cae” uno, el servicio seguirá funcionando sin problemas.
  8. Rendimiento: los servicios en la nube optimizan automáticamente el uso de los recursos, lo que garantiza que el sistema informático que los usa siempre mantenga un rendimiento adecuado.
  9. Siempre actualizado: las actualizaciones de los servicios en la nube las realiza automáticamente el proveedor de servicios, el cliente no ha de preocuparse de mantenerlos al día.
  10. Licencias multiusuario personalizables: permite asignar licencias para que usuarios accedan al servicio con diferentes niveles de permiso y configuración.
  11. Más seguros: los proveedores del servicio ofrecen unos estándares de seguridad más altos.
  12. Trabajo en equipo: al ser servicios a los que se puede acceder en cualquier lugar desde cualquier dispositivo conectado, favorecen la movilidad y el trabajo en equipo.
  13. Siempre disponible:  la nube posibilita que los servicios y la información estén disponibles las 24 horas del día durante los 365 días del año.